Christmas markets

A poco días de empezar el mes de diciembre y con las fiestas de Navidad acercándose a toda prisa, desde Coastal Villas os queremos contar por qué la Costa Brava es uno de los mejores rincones de la península para venir a celebrar estas señaladas celebraciones.

Cataluña es una región, que esconde un montón de tradiciones milenarias que os invitamos a descubrir a través de los característicos “Pesebres Vivientes” y los encantadores mercadillos de Navidad.

Este itinerario que  te hemos preparado es ideal para hacer en pareja, con amigos o con toda la familia, y además, están muy cerca de todas nuestras villas.

Prepara la maleta, coge el abrigo y anímate a embarcarte con nosotros a recurrir los pueblecitos con más encanto de la Costa Brava durante los días más mágicos del año.

Empezamos con los mercadillos de Navidad, la primera parada obligatoria la encontramos en el pueblo de Figueres, allí, aparte de poder disfrutar de las maravillas de Dalí, también encontraremos un encantador mercadillo de navidad, donde podrás comprar el típico y característico “Caga Tió”, sin duda uno de los pilares de la navidad en Cataluña, y donde también te sugerimos adquirir el simpático “caganer”. Seguro que recorriendo los pasillos de este mercadillo encontraréis al mismísimo Donald Trump o a la omnipresente Rosalía en forma de este simpático personaje del Belén.

Otros de los mercadillos navideños que te invitamos visitar, son los de Girona, l’Escala, Roses, Tossa de Mar y Sant Feliu de Guíxols. En ellos, podrás comprar figuritas para el Belén, originales detallitos para los amigos invisibles, abetos… El ambiente navideño se ha apoderado de todos estos encantadores pueblecitos.

Otra forma de capturar la esencia de la Navidad en Cataluña, es visitando, los característicos Belenes Vivientes.

Uno de los más icónicos, es sin duda el de Pals, una de las localidades con más historia de la Costa Brava. En él, tendrás la sensación de estar dentro del Belén, la fortificación medieval perfectamente conservada, es el escenario perfecto para recrear uno de los capítulos más celebrados de la cultura cristiana.

Otros de les “Pesebres vivientes” que te animamos a descubrir pro su natural encanto son los de Amer, Tossa de Mar y Castell d’Aro.

Un pequeño consejito: antes de visitar cualquier de estos mercadillos o belenes te recomendamos consultar su calendario y  horarios de apertura.

La Costa Brava no necesita ninguna excusa para ser visitada, ya que su belleza abrupta y salvaje te captivará desde el primer momento, sin embargo, durante los días de Navidad, esta fascinante zona, brilla aún con más fuerza.